La llamada del abismo de Jack London

  «¿La vida?», repitió Jack London la pregunta. «¡Bah!», respondió. Y añadió: «No vale nada. Dentro de lo barato, es lo más barato». No era un desgastado tópico más. Sabía lo que decía. Al igual que había trabajado de marinero, pescador o estibador, y después había escrito novelas de aquellas experiencias como El lobo de mar, Jack…

La asamblea ordinaria de Julio Fajardo

    Tener la posibilidad de leer algunas novedades antes de que salgan al mercado. Esa es otra de las ventajas de trabajar de librero. En la temporada de novedades por excelencia —esa que ahora tan finamente llaman la rentrée y que siempre se dijo la vuelta al cole—, los comerciales de los diferentes sellos…

El magistral peinado de Calígula

  DANDO MUERTE A LOS ÍDOLOS El albarán de examen es una de las cosas buenas que tiene trabajar de librero. Buena para el librero, quiero decir, y quizás no tanto para los escritores. Al menos para aquellos que escriben con el objetivo de que sus libros copen las escuálidas listas de ventas. Una venta,…